El romance en el Anime/Manga

¿Cuánto tiempo ha pasado? No lo sé. Pero ya he vuelto y a lo grande. Realmente, no sé por qué “a lo grande”, pero quedaba mal decir “he vuelto como siempre”. Como podéis comprobar sigo liando yo sola en mis cosas.

Después de pensar durante un tiempo en qué podría subir me encontré con un tweet que me dio la idea definitiva (tan tan tann). Llevaba mucho tiempo pensando en escribir una entrada en donde poder comentar abiertamente lo que me parece el romance en el anime/manga. Y con romance me refiero al shojo y shonen de romance, shonen ai, shojo ai, yaoi, yuri, etcétera.

Decidí no hablar sobre el josei de romance porque no tengo muchas cosas de las que hablar sobre él. De todos modos, si en un futuro me viene la inspiración le haré alguna entrada y no problem.

En principio pensé en hacer entradas por separado, pero ponerlas todas juntas me va a ayudar bastante, sobretodo en el final de la entrada.

También aclararé que esta entrada no se trata de comentar en si animes y mangas, sino en dar una opinión de cada uno de estos géneros basándome en los animes que he visto y mangas que he leído.

En esta entrada hablaré sin tapujos y daré mi más sincera opinión. Esta entrada no tiene como objetivo ofender a nadie o menospreciar algún género. Es simplemente mi opinión y no tengo nada en contra de los gustos u opiniones ajenas.

separadores-coisas-para-blog-souza-we-cute--girl-capricho-templates-photoscape-ilustrações-cabeçalho--lomo-lomografia-coloridas--tumblr-post-ilustração-postagem+eua+styles+thataschultz001

Comenzaré hablando del shojo y shonen de romance. Y destaco de romance porque, aunque al escuchar shojo muchos lo relacionan con romance y al escuchar shonen con peleas, ni el shojo ni el shonen tienen por qué ser de estos género.

Yo soy una gran, GRAN lectora de shojo romántico y, aunque menos, también de shonen. Sin embargo, no por eso significa que me encanten, me explicaré. Yo soy alguien a quien le puedes dar cualquier cosa que tenga romance y, casi seguro, lo ve y lo disfruta. Mas no voy a negar que considero que estos géneros están yendo cuesta abajo. Las razones de esto son simples: Los clichés, sus historias predecibles y la manera tan irreal de tratar las relaciones. Es decir, estos mangas suelen ser protagonizados por chicos/as de quince a dieciocho años, sin embargo sus relaciones de pareja son como las de niños de primaria. El sólo cogerse de las manos es un avance cósmico. Y ya no digo los besos.

El drama en éstos suele ser bastante malo. Las pocas veces que he llorado han sido porque un personaje que se merecía lo mejor de lo mejor se quedó sin nada (véase Suwa de Orange o Hiromitsu de Heroine Shikkaku). Pero los dramas de las protagonistas, personalmente, me desesperan bastante.

Contando que, además, la mayoría de estos se desarrollan en una escuela. Vale, si tienen de quince a dieciocho es normal estar o en el instituto o en la universidad (que, por cierto, casi nunca están en una universidad). Pero podrían desarrollar la historia en un mundo medieval y fantástico (véase Akatsuki no Yona o Akagami no Shirayuki-hime) o, incluso, un mundo rosita en el que hayan carreras de personas montadas en conejos y quién gane será el rey del mundo. Cualquier cosa podría servir, pero siempre optan por estar en el mismo sitio. Y que estén siempre en el mismo espacio es uno de los motivos de por qué son tan repetitivos y predecibles. Siempre sabes que la historia tendrá: las vacaciones de verano, el festival de algo, el otro festival de algo más, el otro festival en donde siempre hay fuegos artificiales (los nombres de esos festivales son muchos y muy difíciles, no me culpéis), el fin de año e ir al templo con los amigos, el festival escolar, la playa y el festival deportivo.

Por otra parte, las historias en los shojos suelen ser así: Una chica, dulce y tonta o carismática y tonta o seria y tonta, que no tendrá experiencia en relaciones amorosas entra en el instituto y conoce a Eustaquio-kun, del cual se enamorará porque o es muy malote y guay o muy simpático y popular o simplemente es perfecto en todo. Pero resulta que Eustaquio-kun tiene una movida con algo de su pasado que probablemente sea con una chica (que será una mala persona) que le ayudó mucho en el pasado y ahora se siente mal por ella. Así que se le ocurre la maravillosa idea de rechazar a protagonista-chan. Entonces aparece Anacleto-kun, el cual se enamorará por alguna razón de la protagonista y, además sabes que será, probablemente, mejor que el interés amoroso principal, que, aunque sea el apoyo moral de la protagonista, ésta (a no ser que el cielo haga un milagro) elegirá a Eustaquio-kun, que tendrá una personalidad completamente opuesta a Eustaquio-kun y que probablemente tendrá un mejor desarrollo que todos los demás personajes juntos. Hay que destacar que Eustaquio-kun debe ser moreno y Anacleto-kun rubio. Sí, por alguna razón odian a los rubios. Y por último, hay un 85% de probabilidades de que Anacleto-kun se quede con la mejor amiga de la protagonista.

Lo más triste es que estoy segura de que he descrito a más de la mitad de los shojos actuales. Los shonens suelen ser iguales, solo que el protagonista es hombre, los intereses amoros mujeres y que suelen elegir a la rubia y no a la morena. También hay que destacar que es bastante posible que, aunque sigan siendo más puritanos que una niña de cinco años, acabe siendo un harem con algo de fanservice.

Y ya sabéis, si queréis un beso tendréis que esperar hasta el final o rezar para que se besen accidentalmente, aunque igualmente sigan sin declararse.

Estos géneros se han vuelto clichés y predecibles hasta el punto en el que, al igual que hice antes, sin haber leído la historia ya sabes el final.

separadores-coisas-para-blog-souza-we-cute--girl-capricho-templates-photoscape-ilustrações-cabeçalho--lomo-lomografia-coloridas--tumblr-post-ilustração-postagem+eua+styles+thataschultz001

A continuación hablaré sobre el shonen ai, el yaoi, el shojo ai y el yuri. Los comentaré todos a la vez porque, por ejemplo, el shonen ai es lo mismo que el yaoi con la única diferencia de que el primero no contiene escenas explicitas. Lo mismo se aplica al shojo ai y el yuri. Y el motivo por el que los puse a todos juntos es porque todos comparten la misma opinión que comentaré más adelante. He de aclarar que me enfocaré más en el yaoi y el yuri, ya que son dos géneros en los que puedo expandirme un poco más.

Hace poco comencé a leer algunos manga de género shonen ai o yaoi y, la verdad, es que puedo comprender porque a algunas personas no les gusta. Veréis, es que no a todos les entretiene leer una historia donde seme-kun persiga a uke-san hasta que consiga su propósito, el cual ya sabemos todos cuál es (guiño, guiño). Y lo mismo se aplica al yuri, por ejemplo, a mí no me gusta el yuri. ¿El motivo? Suelen ser historias que, realmente, solo sirven para meter escenas explicitas entre dos chicas. Ahora, ¿el yaoi no hace lo mismo? Sí. Pero, por alguna razón, mi corazón tiene esperanzas de encontrar algún yaoi/shonen ai realmente bueno. Además, a diferencia del yuri, si he visto algunos yaoi con historias que me llamaban la atención y, debo decir que sí encontré algún yaoi bueno. Esa es la única razón, por eso entiendo que a un hombre o una mujer no les guste ni el yaoi ni el yuri porque, a no ser que lo leas por una razón parecida a la mía o que por alguna otra razón que yo no comparto, al final es sexo y fin (y en el -lo que sea- ai, ni eso). Obviamente hay excepciones, pero muy pocas. Y, por si no ha quedado claro, no leo yaoi por morbo ni nada parecido. Lo leo por el mismo motivo que leo shojo, shonen o por el que leería yuri, porque me gustaría ver un romance entre dos personas (sean del género que sean) realmente bueno e interesante. Y, si soy sincera, ver escenas de sexo o no me es indiferente. Podría leer cualquier historia con o sin escenas de sexo mientras que la historia sea buena y no se enfoquen en ello.

El yaoi y el yuri están plagados de clichés, cómo no. En el yaoi sólo tienes que tener media neurona para saber quién será el seme y quién el uke. Ni siquiera se esfuerzan en que las personalidades cambien porque siempre el uke es o tímido y dulce o un tsundere, mientras que el seme o es el mismísimo Christian Grey versión homosexual (o bisexual) o el típico chico serio y distante o, de vez en cuando, es un chico muy alegre y enérgico que, de alguna forma, debe gastar esa energía (if you know what I mean). En el yuri no es muy diferente suele ser la protagonista dulce y la otra chica es o dulce también o seria y distante. Además, a veces utilizan el típico estereotipo de la chica que se viste de chico que, la verdad, me molesta que este tipo de cosas luego sean llevadas a la vida real. Es triste como la gente ya elige tu sexualidad por cómo te vistes.

Como he dicho, suelen ser historias que tienen historia porque es necesario. Da igual si son interesantes o no, probablemente sean echadas hacia un lado para centrarse en lo que ya todos sabemos. Pondré un ejemplo: Ten Count es un yaoi bastante popular que tiene una historia interesante y, de hecho, los primeros episodios son bastante buenos. Sin embargo, echan a un lado el tema del trastorno obsesivo compulsivo del protagonista para que el señor psicólogo le dé todo lo suyo. Pues vaya. No me quejo de que metan sexo en una historia, pero, en vez de hacer que el protagonista poco a poco supere su problema y avance con el psicólogo, (cosa que en los primeros episodios hacía) deciden meter sexo que se basa, básicamente, en hacer sufrir al protagonista. No seré psicóloga, pero estoy casi segura que una persona con un trastorno obsesivo compulsivo definitivamente no puede disfrutar de esos momentos en los que el psicólogo (hay que recalcar que vaya psicólogo más malo porque sabiendo lo mal que lo debe pasar le hace eso) se aprovecha de él.

Dejemos mi frustración de lado, pero a esto me refiero. Sería realmente interesante poder leer un yaoi, shonen ai, shojo ai o yuri que se enfoque en mostrar cómo realmente son las relaciones entre chicos y las relaciones entre chicas. Algo así como Hourou Musuko que hablaba del travestismo, cómo se sentían los personajes y cómo la sociedad los juzgaba fuertemente. Es una pena que, más que hacer una historia interesante en donde los/las protagonistas sean homosexuales, el objetivo sea poner a dos personas homosexuales en una cama.

separadores-coisas-para-blog-souza-we-cute--girl-capricho-templates-photoscape-ilustrações-cabeçalho--lomo-lomografia-coloridas--tumblr-post-ilustração-postagem+eua+styles+thataschultz001

Todos estos géneros van de mal en peor y realmente no puedo culpar sólo a la industria del anime y manga. Al final, todos consumimos alguno de estos géneros o los hemos consumido alguna vez.

Y, había algo que quería comentar especialmente y es que, por ejemplo, en un romance chico-chica no encontrarás una pareja chica-chica. Al igual que en un yaoi no encontrarás a un chico y a una chica saliendo juntos. Yo creo que en un anime/manga de romance, sea de la demografía o géneros que sea, siempre es mejor que la historia sea lo más realista posible porque así es más fácil sentirse identificado y adentrarte con más facilidad en la historia. Y algo que siempre quise comentar sobre el yaoi y el yuri es que, ¿recordáis que en la antigüedad pensaban que la homosexualidad era una enfermedad contagiosa? Bien, pues realmente lo hacen parecer como si eso fuera cierto (cosa que espero que no lo hagan intencionalmente porque sería una broma de muy mal gusto). Obviamente esta creencia es falsa, sin embargo si el/la protagonista es homosexual todo el mundo, automáticamente, también lo es. Da igual quién sea.

Se reduce a tan pocas series en las que hayan tanto parejas heterosexuales como homosexuales que puedo contarlas con los dedos de una mano. De hecho, son tan pocas que las mentaré: Sailor Moon, Sakura Cardcaptor, Shinsekai Yori, Hourou Musuko, Psycho-Pass. Supongo que habrá alguno más, pero o no los recuerdo o no los he visto. Y, una vez más, no puedo quejarme solo de la industria, pues el público tampoco se va limpio de este asunto. Lo triste es que es peor juzgado una pareja de chicos que una de chicas. Un ejemplo es Sailor Moon y Sakura Cardcaptor, dos animes de la infancia que tuvieron las agallas de mostrar al público que una pareja del mismo sexo es algo perfectamente normal. Ahora bien, la pareja de Urano y Neptuno fue bastante aceptada en general, siempre hay alguna persona que por A o por B no lo ve bien, pero es lo que hay. Sin embargo, hace poco comencé a ver Sakura Cardcaptor (para volver a la infancia y eso) y seguro que todos ya sabéis que Touya y Yukito no eran sólo amigos. No miento cuando digo que la gente ponía comentarios como que por qué metían una pareja homosexual y que eso había arruinado todo el anime. ¿Cuál es el problema? No se besan, ni siquiera se dan las manos y eso que hasta en los animes de KyoAni lo hacen. De hecho, tiene acercamientos, sí, pero si no fuera porque ellos lo dicen no sabríamos que se gustan. Vamos, ni siquiera vimos si alguno se confesó al otro. Algo parecido pasó con Shinsekai Yori que se volvieron locos por un beso entre chicos. Y, no he leído el manga, pero había escuchado que se enfocaron muchísimo en meter yuri y fanservice (bien muchachos). Y no me extraña, sólo con ver el diseño de Saki en el manga me lo creo.

Se nota la diferencia, ¿verdad?

Y Hourou Musuko es un caso muy tonto. Es una serie sobre gente que o se trasviste o se cambia de sexo, entonces cuando ves una pareja es probable que fueron dos hombres o mujeres o que en un futuro lo serán. Aún así la gente se quejaba, aplausos.

Tampoco me quejaré tanto, pues por otra parte están las personas que se vuelven locas por este tipo de cosas. Personalmente, a mí no me molestan. Bueno, en general no me molesta que la gente haga y vea lo que le guste. De hecho, no me molesta cuando una persona dice que no le gusta ver a dos chicos besándose. Lo que me molesta es cuando lo dicen en un modo discriminatorio y despreciable.

En parte entiendo por qué no hay parejas tanto heterosexuales como homosexuales en un mismo anime/manga. Sin embargo, igualmente me gustaría ver este tipo de cosas más a menudo.
separadores-coisas-para-blog-souza-we-cute--girl-capricho-templates-photoscape-ilustrações-cabeçalho--lomo-lomografia-coloridas--tumblr-post-ilustração-postagem+eua+styles+thataschultz001

A lo que quiero llegar es a que realmente la industria no tiene la culpa de todo. Es obvio que el shojo romanticón y puro, vende. Al igual que la mayoría de los shonen románticos que es un harem con ecchi (menos mal que existe Horimiya y Koe no Katachi). Así como los animes y mangas con escenas explicitas entre parejas homosexuales. Y vender es lo que quieren. No negaré que hay personas trabajando en la industria que intenta hacer cosas diferentes y buenas, pero este tipo de historias, aunque a mí no me muevan el piso, son disfrutas por muchas personas, así que veo normal que hayan tantas así.

Vuelvo a repetir que si te gusta alguna de estas demografías o géneros, no hay nada de malo en ello. Además, hablo en general, he leído y visto obras de estos géneros y demografías bastante buenas.

Bueno, espero que os haya resultado entretenida esta entrada.

Nos veremos pronto.

large (1)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s